jueves, 11 de diciembre de 2014

CAMISETAS QUE NOS IDENTIFICAN

Cuando entramos en un comercio decididos a comprar una prenda de vestir, vamos a poner como ejemplo una camiseta, debemos elegir de entre el surtido disponible de diseños, tallas, colores ... Normalmente el comercio al cual acudimos es por que ya hemos comprado en otras ocasiones y el tipo de ropa, por calidad, precio y diseño se adecua a nuestras posibilidades y gustos.
Así pues tenemos que la ropa que compramos en este comercio, en poco o mucho nos identifica, es un pequeño o gran reflejo de nuestra personalidad.
En Géneros de Punto Carles, llevamos mas de 60 años diseñando colecciones de ropa y hemos vestido a muchos clientes a lo largo de nuestra historia. De un modelo determinado podíamos vender 4.000-5.000 unidades, lo cual representa (si se llegaban a vender todas en el comercio) que 4.000-5000 personas iban vestidas con esta camiseta, pijama, chandall etc.
En el caso expuesto anteriormente podemos comprobar, que la personalidad de nuestra elección a la hora de comprar un artículo se podía convertir en una uniformidad. Si esto lo trasladamos a grande marcas, de deporte, de vestir ... vemos que esta uniformidad todavía se hace mas patente.
Esto era y es así por que fabricar cientos de miles de unidades es mas económico que fabricar series cortas en detrimento de la personalidad en favor de la uniformidad.
Imaginémonos lo difícil que sería fabricar solo una unidad de camiseta y distribuirla en los canales tradicionales de venta. Sería impensable y sobre todo ruinoso.
Pues bien, hoy con la aparición de nuevas tecnologías, esto es posible.Internet hace que podamos acceder a millones de clientes sin necesidad de intermediarios por un lado. El coste de la intermediación desaparece, que no era poco, a veces multiplicaba por 2 el precio original del producto. Los costes de tener una tienda física también desaparecen.
Por otro lado las nuevas tecnologías de impresión permiten serigrafiar camisetas, sudaderas ... desde una sola unidad, con resultados iguales e incluso superiores que los de la estampación tradicional.
Los costes de mano de obra no son de lo mas económico. Fabricar una camiseta requiere de tiempo, pero se puede llegar a compensar con la abolición de los costes mencionados anteriormente.
El resultado de todo ello es que nuestros clientes pueden disponer de la camiseta, sudadera o bolsa que realmente les identifica y satisface a unos precios razonables, equiparables al de comprar una camiseta impersonalizada de la que se comercializan miles.


No hay comentarios:

Publicar un comentario